Respiración y Yoga

La respiración es un proceso  vital de cada ser, cuando somos niños respiramos con total naturalidad sin necesidad de ser guiados para respirar con fluidez, pero en la mayoría de los casos cuando llegamos a la edad adulta hemos ido alterando de forma inconsciente nuestra respiración natural por causa del estrés y la presión del entorno que nos rodea.

La respiración en Yoga es además de ser una función fisiológica vital se considera un puente que lleva no solo al aspecto físico sino también hacia nuestra mente y conciencia, a través de la respiración podemos modificar determinados estados físicos y mentales.

Con cada inspiración nos llenamos de oxígeno, lo que en Yoga se conoce como prana, que nutre cada célula de nuestro cuerpo y con cada espiración llevamos hacia fuera dióxido de carbono, llamado en Yoga apana. Desde la tradición se considera que el aire es la energía vital por donde fluye el prana.

La respiración afecta directamente tanto al movimiento físico como mental  y con la práctica de Yoga miramos hacia  una toma de conciencia constante de este fluir, de hecho la respiración permite que la práctica de Yoga se una método ideal para mejorar el sistema respiratorio y otras funciones del organismo como la función circulatoria, digestiva, nerviosa que se ven afectadas directamente por la respiración. Si nuestro sistema respiratorio funciona correctamente mejoran las demás funciones del organismo.

Cada una de las posturas que realizamos en la práctica del Yoga está englobada la respiración Pranayama (respiración consciente) el hilo conductor entre cuerpo y mente. Con cada inspiración buscamos nuestro espacio, expandiendo cada célula del cuerpo, llenándonos de energía, añadiendo un tono vital y dinámico y cada espiración lleva a cada parte de nuestro cuerpo a un rendirse, relajar y nos lleva a un estado de vacío y calma. La respiración es un puente perfecto entre nuestra acción de activar y relajar y nuestra acción hacer y no hacer

La atención en el proceso respiratorio en cada âsana (postura) y movimiento es la clave de la práctica de Yoga. A través la respiración consciente generamos escucha de nuestro cuerpo, nuestras sensaciones y hacia donde podemos ir, si podemos avanzar un poquito más,  sentir si podemos estirar o flexionar un poco más o si podemos soltar y relajar alguna parte del cuerpo, la mente va cediendo al mismo tiempo que el cuerpo.

En Yoga cada movimiento cada âsana nos lleva hacia nuestro cuerpo interior y siempre acompañado por una inspiración o espiración.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *