reflexelogia embarazo madrid

REFLEXOLOGÍA DURANTE EL EMBARAZO

El embarazo conlleva cambios físicos y emocionales que pueden alterar nuestro bienestar. Te proponemos sesiones de reflexoterapia para mantener un estado de salud más óptimo y vivir de forma más plena y armónica esta etapa de tu vida.

La terapia de la reflexología en el embarazo es una técnica natural y efectiva que permite a la mamá aliviar los diferentes síntomas que pueden aparecer durante este periodo así como terapia preventiva mejorando así la calidad de vida durante el embarazo y poder disfrutar este periodo con un mejor estado de ánimo y poder llevar un embarazo más sano y feliz, beneficiándose tanto la mamá como el bebé.

 

BENEFICIOS DURANTE EL EMBARAZO

  • Mejora el cansancio y ayuda a sentirse físicamente más fuerte
  • Dolor de cabeza
  • Ayuda a prevenir y tratar las naúseas y los vómitos
  • Acidez
  • Ardores
  • Anemia
  • Puede ayudar a tratar la diabetes gestacional
  • Favorece la digestión y el tránsito intestinal
  • Estreñimiento
  • Mejora la circulación sanguínea. Facilita el retorno venoso y linfático
  • Alivia la sensación de pesadez y mejora las piernas y pies hinchados
  • Equilbra la tensión arterial
  • Ciática
  • Calambres
  • Alivia el dolor de espalda
  • Cistitis
  • Hemorroides
  • Fortalece el suelo pélvico
  • Insomnio
  • Estrés
  • Ansiedad

 

¿CUÁNDO RECIBIR  TERAPIA DE REFLEXOLOGÍA?

Durante el primer trimestre es cuando la mamá y su bebé han de adaptarse y para ello es recomendable no interferir en el proceso, aún siendo la reflexología una terapia totalmente inocua, a partir de la semana 12-14 es cuando se recomienda iniciar un tratamiento de reflexología

 

Consulta de Reflexología Vallecas (Al lado del Ensanche de Vallecas)

 

 “Salud y bienestar para tu cuerpo a través de tus pies”

yoga ensanche de vallecas

TESTIMONIOS

“Yo empezé a realizar sesiones de reflexología porque tenía ardores que aparecieron casi desde el principio de mi embarazo, no sabía qué hacer, intenté comer como me dijeron poquitas cantidades y menos veces pero aún así no se iban, yo nunca había escuchado hablar de la reflexología  y ni conocía a nadie que se hubiera tratado con esta terapia, pero ya no sabía qué hacer, así que pensé que no perdía nada por probar, tomé una sesión y ya sentí que estaba mejor, en 3 sesiones se quitaron completamente, y viendo lo bien que me sentía después decidí darme el regalo de hacerlo de forma regular y la verdad es que entre las clases de yoga y las sesiones me siento super bien. ¡¡Muchas gracias por todo!. Ana. Madrid